1. Inicio
  2. Blog
  3. Métodos anticonceptivos
  4. Anticonceptivos hormonales y efectos secundarios

Anticonceptivos hormonales y efectos secundarios

El uso de contracepción hormonal tiene ventajas y desventajas, las abordamos basándonos en investigaciones científicas




El uso de la píldora fue aprobado en Estados Unidos en 1960. 18 años después, en 1978, se aprobaría también en España.

Desde entonces han sido numerosos los estudios que se han realizado sobre las ventajas e inconvenientes de los anticonceptivos hormonales. Hay que tener en cuenta que se ha avanzado mucho tanto en la composición como en las vías de administración. Hoy en día existen el implante anticonceptivo, el anillo vaginal, el DIU, el parche anticonceptivo y la inyección anticonceptiva. Cada uno de ellos tiene diferentes composiciones, además de diversos niveles de efectividad y modos de aplicación. Además, los denominados métodos anticonceptivos de última generación no sólo han bajado la carga de hormonas sino la combinación de las mismas, con lo cual reducen los efectos secundarios. 

Aumento de peso

En cuanto al aumento de peso, los contraceptivos que han salido recientemente al mercado no suelen provocar retención de líquidos. El último número de “Contraception Journal” publicaba una investigación sobre la relación entre obesidad / sobrepeso y anticonceptivos hormonales. Concluía que muchas mujeres dejaban de utilizarlos por miedo a aumentar de peso. Dicho investigación contó con una muestra de 987 mujeres de 18 a 40 años. Sin embargo, se basaba sólo en sus percepciones. Según 44 estudios revisados en 'The Cochrane Database of Systematic Reviews' (2006),  no hay datos concluyentes que demuestren la relación directa para dicha hipótesis. En cualquier caso, se debería a la retención de líquidos de las antiguas píldoras y no a un aumento de grasa corporal. Es indiscutible es que la creencia popular sí que existe (como aparece en otro estudio publicado en “Human Reproduction”), pero no la variable que causa el sobrepeso.

Otras versiones defienden que los cambios hormonales podrían producir aumento de apetito. Sin embargo, David Grimes, de Family Health Internacional, en declaraciones recogidas por “WebDM”, aporta otra perspectiva. Las mujeres ganan peso con la edad y ahí está la relación causa-efecto. El mito de los descansos y la recomendación de que, en casos de hipertensión y tabaquismo, se debe abandonar el uso de algunos anticonceptivos hormonales, convierte en frecuente el abandono de dichos métodos a cierta edad. En ambos casos, consuman o no, se sigue engordando, especialmente en mujeres con tendencia a la obesidad.

Cambios emocionales y apetito sexual

Otros efectos secundarios se refieren a los cambios de humor y al apetito sexual. Hay incluso estudios que relacionan tener menos relaciones sexuales con el aumento de peso. Obviamente esto también depende de la composición hormonal.

La revista Jama Psychiatry publicó en otoño una investigación con la participación de un millón de mujeres danesas en el que sí se relacionaba la depresión con el uso de anticonceptivos hormonales. Concluyó que quienes los usaban tenían un 23% más de posibilidades de sufrirla. Otro estudio que aparecía en “Evolution & Human Behavior” asociaba el tipo de anticonceptivo consumido y la frecuencia en las relaciones sexuales, especialmente si contenía altos niveles de progestágeno.

En el sentido contrario,  otra investigación de la Universidad de Kentucky y la Universidad de Indiana, a cargo de Kristen Mark, concluyó que los anticonceptivos orales no afectaban al deseo sexual femenino. Para ello se realizaron 2 estudios por separado, distinguiendo parejas a corto, medio y largo plazo y deseo sexual en solitario y en interacción con otras personas.

La muestra, de más de 900 personas, distinguía anticonceptivos hormonales de no hormonales. Aquellas que empleaban contracepción no hormonal en solitario sí verbalizaron mayor deseo. Pero, curiosamente, quienes usaban anticonceptivos orales hormonales, también expresaban mayor nivel de deseo en interacción. Así pues, concluyeron, lo determinante para la libido eran otros factores como el tiempo de duración de la pareja, la edad y el contexto (en solitario o con otra persona).

Si te gustó este contenido, por favor compártelo en Facebook, Twitter, etc.

Compartir en facebook Compartir en twitter Compartir en googleplus

 
Subir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies