1. Inicio
  2. Educación sexual
  3. Relaciones amorosas
  4. Violencia obstétrica

Violencia obstétrica

Identificar la violencia obstétrica es fundamental para pararla y termina con esa situación. Entra e infórmate para que podamos ayudarte.




DonaLlum, la Asociación catalana por un parto respetado, define así la violencia obstétrica: “Se puede entender por violencia obstétrica el trato deshumanizador, el abuso de la medicalización y la patologización de los procesos fisiológicos del parto que trae consigo la pérdida de autonomía y de la capacidad de decisión de parte de las mujeres durante su embarazo y parto".

También conocida como violencia obstetricia, consiste en el trato despectivo o paternalista sobre el cuerpo femenino. Puede ser la falta de información, el abuso de medicación (epidural, anestesia, oxitocina) o de intervenciones médicas no justificadas (aborto forzado, cesáreas, episiotomías, fórceps); la separación del neonato, el incumplimiento del protocolo, el abuso psicológico, físico o emocional mediante burlas e imposiciones; dificultar o imponer la lactancia e incluso la no atención de emergencias obstétricas.

Según afirmó la OMS el 30 de septiembre de 2014: “La violencia obstétrica es hoy día un grave problema global de salud pública, que pone en riesgo el bienestar biopsicosocial de madres y bebés”. Se trata de un tipo de violencia de género, ya que se apropia del cuerpo y los procesos reproductivos de las mujeres y su consecuencia es la pérdida de autonomía y capacidad de decidir sobre los derechos sexuales y reproductivos. En España este tipo de violencia vulnera varios derechos reconocidos en nuestra Constitución: la integridad física y moral (artículo 15), la libertad personal (artículo 17) y la intimidad (artículo 18).

¿Cómo se produce la violencia obstétrica?

  • Físicamente: a través de prácticas “invasivas”, suministro de medicamentos sin ninguna justificación y cuando no se respetan los tiempos o posibilidades para que se lleve a cabo un parto.
  • Psicológicamente: implica trato deshumanizado, grosero, o se discrimina e infligen humillaciones cuando la mujer pide asesoramiento o requiere de atención.

También existe una violencia obstétrica extrema, como cuando se produce abuso durante el parto, una situación en la que la mujer se encuentra más vulnerable y es aprovechada para obtener autorización para la esterilización o para la colocación del DIU.

Contenido relacionado

 
 

Si te gustó este contenido, por favor compártelo en Facebook, Twitter, etc.

Compartir en facebook Compartir en twitter Compartir en googleplus

 
Haz tu pregunta a un experto
 

Busca aquí las mejores clínicas ginecológicas

 
Subir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies