1. Inicio
  2. Educación sexual
  3. Relaciones sexuales
  4. Problemas sexuales masculinos
  5. Eyaculación precoz

Eyaculación precoz

Infórmate sobre la eyaculación precoz y cuales pueden ser los motivos que causan la eyaculación precoz que te impiden tener una sexualidad placentera.




La eyaculación precoz es un problema cultural, no es biológico, y se basa en la creencia errónea de que el hombre debe durar hasta que su pareja tenga un orgasmo.
 
La sincronización no es posible en la mayoría de los casos y la insatisfacción con el tiempo de eyaculación puede solucionarse con una mayor comunicación entre la pareja. Quizá necesitamos que la otra persona juegue otro papel, a veces ni siquiera la penetración es lo más importante.
 
Lo que culturalmente entendemos por eyaculación precoz es aquella eyaculación que sucede antes de que el hombre quiera. Este tiempo de duración vendrá determinado tanto por los tiempos propios del hombre como por los de la pareja.
 
De hecho, el problema de la eyaculación precoz sólo existe si hay pareja, si un hombre se masturba, eyacula rápidamente y tiene un orgasmo, no acude a un especialista diciendo que tiene un problema. Por tanto, saber que la eyaculación precoz tiene una base cultural y por tanto psicológica, hace que entendamos esa ansiedad que provoca el miedo a “no cumplir” con el papel asignado al hombre en la relación. “Dar la talla” es la causa que está afectando a la parte física y que se evidencia en la eyaculación precoz.
 
Consejo: Deja de vivir el sexo con ansiedad, abandona ese “papel de experto”, relájate y céntrate en lo que estás disfrutando e investiga más allá del coito, qué prácticas te gustan y disfrútalas con todo el cuerpo. Lo que no es coito también es sexo, no son prácticas secundarias ni preliminares, es sexo igualmente. Todo aquello con lo que disfrutes, es válido.
 
En lo físico, empieza a conocer y reconocer tu cuerpo y tus sensaciones más allá de tu zona genital. Cuando hayas erotizado tu cuerpo, puedes pasar a tu zona genital estimulándotela igualmente para ir aprendiendo las señales que emite tu cuerpo antes de eyacular.
 
Si el control eyaculatorio se convierte en algo difícil de lograr lo mejor es buscar ayuda profesional para iniciar un proceso de terapia.

Contenido relacionado

 
 

Si te gustó este contenido, por favor compártelo en Facebook, Twitter, etc.

Compartir en facebook Compartir en twitter Compartir en googleplus

 
Haz tu pregunta a un experto
 

Busca aquí las mejores clínicas ginecológicas

 
Subir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies