1. Inicio
  2. Educación sexual
  3. Sexualidad
  4. Orgasmo

Orgasmo

El orgasmo es la culminación de una relación sexual, un clímax que produce una sensación de liberación repentina y placentera de la tensión acumulada desde el momento en que se inicia la fase de excitación.

¿Qué es el orgasmo?

El orgasmo es una sensación de placer intenso asociada a un reflejo muscular, provocado en la fase de excitación. Cada persona puede sentir el orgasmo de una forma diferente y su intensidad puede variar mucho en función de cada situación y de multitud de variables (tanto internas como externas).




Fisiológicamente, el orgasmo es un reflejo producido por la liberación de la tensión muscular durante las fases de excitación y meseta (ciclo de respuesta sexual). Esta liberación tiene forma de varias contracciones musculares rítmicas y pulsos que van acompañados por oleadas de placer. Aunque el efecto principal se centra en la zona pubocoxígea, la sensación de placer se extiende por todo el cuerpo. El sistema nervioso y el cerebro también intervienen en la respuesta sexual. El envío de impulsos nerviosos a la médula espinal y al cerebro provoca la liberación de diferentes sustancias (endorfinas, oxitocina y dopamina, entre otras), que son las responsables de aumentar el placer, la confianza, el sentimiento de unión y la disminución del dolor.

Al tratarse de un reflejo, el orgasmo es incontrolable una vez que se ha desatado. Esta falta de control suele ser percibida como un sentimiento de abandono (en el sentido de dejarse llevar por las sensaciones).
A diferencia del orgasmo, las fases de excitación y de meseta sí son reversibles, es posible volver a un estado de reposo total sin haber llegado al orgasmo. Esto ocurre si detiene la estimulación o aparecen interrupciones externas, dolor durante la excitación o pensamientos que nos despistan (miedo a la pérdida de control, pensamientos obsesivos, etc.).
Inmediatamente después del orgasmo, se puede producir un rechazo a nuevas estimulaciones. Puede aparecer sensación de dolor o irritabilidad en el clítoris, la vagina, el pene, los testículos o los pezones si intentan ser estimulados durante la fase de resolución. Es preciso un periodo de varios minutos de reposo para recuperarse de este estado.
Otro error muy común es comparar placer y orgasmo, cuando en realidad el orgasmo es una parte del placer, pero no todo. El placer, en el caso de las relaciones sexuales, engloba todo el proceso habiendo o no un orgasmo.

No tengo orgasmos de forma constante ¿puedo tener anorgasmia?

En principio no, puesto que tienes orgasmos. Es raro que una mujer tenga orgasmos en todas las ocasiones, lo importante es tener placer, que no siempre es sinónimo de orgasmo. Depende de cada caso, es una duda que requiere de la atención personalizada de un profesional.

¿Cómo se llama cuando se tiene bajo deseo sexual?

Cuando se tiene bajo deseo sexual o bajo interés sexual, recibe el nombre de deseo sexual hipoactivo, hipodeseo sexual o anafrodisia, dependiendo de qué tipo sea y su origen.

¿Todos los orgasmos son iguales?

La percepción de la respuesta orgásmica varía según la intensidad, la duración, la cantidad, el grado de excitación, el cansancio y las tensiones previas, si uno está de buen o mal humor. Podríamos decir, entonces, que hay distintas cualidades de percepción del orgasmo. Por lo tanto, no todos los orgasmos son vividos de igual manera.

Contenido relacionado

 
 

Si te gustó este contenido, por favor compártelo en Facebook, Twitter, etc.

Compartir en facebook Compartir en twitter

 
Haz tu pregunta a un experto
 

Busca aquí las mejores clínicas ginecológicas

 

Tags

Orientación sexual Sexualidad Erotismo Género Educación sexual Relaciones sexuales Sexología Sexo Masturbación
Subir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies