1. Inicio
  2. Educación sexual
  3. Sexualidad
  4. Relaciones sexuales
  5. Disfunciones sexuales
  6. Falta de deseo sexual

Falta de deseo sexual

La falta de deseo sexual puede responder a diferentes motivos, sin que siempre se deban a alguna de las disfunciones sexuales nombradas en otras categorías.

¿Qué es la falta de deseo sexual?

La falta de deseo sexual es un bajo nivel de interés sexual que se manifiesta cuando resulta difícil iniciar o responder a la actividad sexual ante los estímulos que solían provocar tu deseo.

Se diferencia de la anorgasmia en que, a diferencia de esta, las mujeres con falta de deseo sexual ni siquiera pueden sentir excitación en la fase previa del ciclo de respuesta sexual, mientras que en la anorgasmia se puede sentir placer y deseo sin llegar al orgasmo.

En estos casos lo primero que cabe preguntarse es si la falta de deseo es real o simplemente se trata de un ritmo sexual diferente al de nuestra pareja. No todas las personas desean tener relaciones sexuales el mismo número de veces. La falta de deseo o el bajo deseo se convierte en trastorno cuando la persona lo vive de forma angustiante.

Tipos de falta de sexual

  • Primario: cuando ha ocurrido durante toda la vida. Es poco habitual. Se asocia con la asexualidad. La mujer no ha tenido ninguna práctica sexual, ni siquiera de masturbación.
  • Secundario: el deseo se pierde en un momento dado de la vida sexual.
  • Global: la mujer pierde el deseo por completo, tanto las fantasías como las prácticas, independientemente de las circunstancias y las parejas sexuales.
  • Selectivo: el deseo se pierde solo en un determinado contexto, con determinadas prácticas o parejas.

Causas de la falta de deseo sexual




  • Causas físicas: debido a factores biológicos y fisiológicos: las más frecuentes son las depresiones, el estrés y el consumo de ciertos fármacos. Algunos ansiolíticos en dosis elevadas pueden producir este efecto. También influyen el tabaquismo, el alcoholismo, la diabetes y la obesidad.
  • Causas psicosociales: en el caso de las mujeres, es el factor más frecuente, si bien no se manifiesta conscientemente. El rol de género suele provocar estrés por la sobrecarga de tareas y un mayor miedo a liberarse en el terreno sexual, a perder el control. A menudo existe una preocupación excesiva por complacer. En otras ocasiones se reviven experiencias sexuales del pasado, o una educación sexual con normas morales prohibitivas. Todo ello provoca miedo a la intimidad y a la entrega.

¿La falta de deseo sexual se puede solucionar?

Si, se puede acudir a un sexólogo y si existen causas fisiológicas, este profesional puede derivarte al médico. Si el origen es psicológico, se debe iniciar una terapia con el propio sexólogo.

Consejos contra la falta de deseo sexual

  • Mejorar la comunicación emocional con la pareja.
  • Ser más creativo y crear el ambiente necesario para poder disfrutar de la relación.
  • Una escapada romántica que te haga desconectar puede ayudarte para aumentar el deseo.
  • Utiliza lubricantes si crees que son necesario o juguetes sexuales que te hagan romper el hielo.

Contenido relacionado

 
 

Si te gustó este contenido, por favor compártelo en Facebook, Twitter, etc.

Compartir en facebook Compartir en twitter

 
Haz tu pregunta a un experto
 

Busca aquí las mejores clínicas ginecológicas

 

Tags

Género Masturbación Relaciones sexuales Eyaculación Sexo Erotismo Sexología Educación sexual Orientación sexual Sexualidad
Subir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies