1. Inicio
  2. Educación sexual
  3. Sexualidad
  4. Relaciones sexuales
  5. Disfunciones sexuales
  6. Vaginismo

Vaginismo

Frustración, depresión, ansiedad, autoestima baja entre otras son algunos de los síntomas que presenta la mujer que sufre de vaginismo. Según estudios un 12% de mujeres se ven afectadas por este trastorno, ya sea en la adolescencia o en la edad adulta.

¿Qué es el vaginismo?

El vaginismo es una contracción involuntaria de los músculos del perineo y de la vagina. Aunque los órganos genitales sean normales (reaccionan perfectamente a la excitación y se puede obtener el orgasmo mediante la estimulación del clítoris), por reflejo, el orificio vaginal se cierra, impidiendo cualquier penetración.

El vaginismo también imposibilita la revisión ginecológica, así como la utilización de tampones durante la menstruación.

¿Cuáles pueden ser las causas del vaginismo

Las causas del vaginismo pueden ser por causas físicas o psicológicas.

  • Causas físicas: himen rígido, endometriosis, tumores pélvicos, estenosis de la vagina, hemorroides, inflamación de la pelvis, carúnculas uretrales, etc.
  • Causas psicológicas: suelen ser las más frecuentes y entre ellas se encuentran la ansiedad que se puede producir ante la penetración, haber tenido una educación sexual pobre, restrictiva o carente de rigor, miedo al embarazo, haber tenido experiencias sexuales malas y negativas, haber sufrido violación, abusos o agresiones, imagen negativa de nuestro propio cuerpo, depresión, etc.

¿Qué síntomas tiene el vaginismo?

Los síntomas del vaginismo varían dependiendo de la intensidad de la contracción de los músculos del suelo pélvico y estos síntomas pueden ser:

  • Dificultad para insertar un tampón.
  • Puede provocar ardor, picor, etc.



  • Posibilidad de penetración sexual pero incapacidad de experimentar un orgasmo por la sensación de incomodidad o dolor.
  • Dolor que puede dificultar o incluso imposibilitar la penetración.
  • Incomodidad ante las relaciones sexuales.
  • Dolor sexual continuo de origen desconocido.
  • Dificultad para la revisión ginecológica.
  • Tensión muscular vaginal durante las relaciones sexuales.

Tratamiento del vaginismo

En el tratamiento, pueden ayudarte un ginecólogo, un terapeuta físico y un asesor sexual.
El tratamiento consiste en una combinación de terapia física, educación, asesoría y ejercicios tales como contracción y relajación de los músculos del piso pélvico.

Se recomiendan ejercicios de dilatación vaginal mediante dilatadores plásticos para hacer a la persona menos sensible a la penetración vaginal.

¿Cómo se diagnostica el vaginismo?

El médico puede ser capaz de observar espasmos vaginales durante el examen pélvico y confirmar el diagnóstico de vaginismo. La inserción de un espéculo puede ser imposible y la secreción vaginal puede ser mínima.

¿El vaginismo es igual en todas las mujeres que lo sufren?

No, el vaginismo puede ser ligero (solo se presenta rigidez y malestar que no impide alcanzar el orgasmo) o intenso o severo (la penetración no es posible).

¿Dispareunia y vaginismo son lo mismo?

No, la dispareunia es un dolor real, la puede causar una irritación vaginal, un agente infeccioso, la edad, etc. En el vaginismo, aunque el dolor también puede ser real, es una contracción involuntaria de los músculos de la vagina de origen psicosomático.

Contenido relacionado

 
 

Si te gustó este contenido, por favor compártelo en Facebook, Twitter, etc.

Compartir en facebook Compartir en twitter

 
Haz tu pregunta a un experto
 

Busca aquí las mejores clínicas ginecológicas

 

Tags

Sexología Masturbación Relaciones sexuales Erotismo Eyaculación Sexo Educación sexual Orientación sexual Sexualidad Género
Subir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies