1. Inicio
  2. Educación sexual
  3. Sexualidad
  4. Relaciones amorosas
  5. Autoestima

Autoestima

La educación sexual no solo se refiere a las prácticas sexuales también a las emociones y a la afectividad. En cuanto a las relaciones amorosas y de afectividad, es bueno que sepamos que la primera relación de amor, positiva, debe ser con nosotros mismos.

¿Qué es autoestima?

Cuidar nuestro cuerpo influirá definitivamente para que tengamos una sexualidad sana, tanto a solas como en compañía. La autoestima, el autoconcepto, es quererse y aceptarse, conocer nuestras virtudes y defectos (no pensar que somos perfectos).

En este aspecto, la educación sexual puede realizarse desde muy temprana edad, ya que tanto en el concepto como en la estima que interiorizamos hacia nuestra persona influyen las personas de nuestro alrededor. Así, la socialización primaria se efectúa en la familia.




Recibimos mensajes sobre cuánto valemos, nuestros puntos fuertes, aquellos que podemos mejorar, pero siempre es importante que tengamos la sensación de cariño y protección, lo que se llama un apego seguro (en contraste con un apego ansioso o evitativo).
Más adelante, el grupo de iguales (amistades), la escuela, la cultura, los medios de comunicación y otros agentes de socialización reforzarán más o menos esa autoestima. Si recibimos mensajes negativos sobre nuestro cuerpo, tendremos miedo de enfrentarnos a la sexualidad de forma sana y placentera.

Una buena autoestima fomenta relaciones afectivo-sexuales asertivas, más libres, responsables y saludables.

¿Tener más sexo sube la autoestima?

Depende del tipo de sexo. Si las relaciones sexuales son las deseadas y con las personas deseadas, sí, naturalmente, nos hacen sentir mejor.

¿Las personas con mejor físico tienen mejores relaciones sexuales?

No necesariamente. Los últimos estudios apuntan a que las personas con una buena auto-imagen, es decir, un buen concepto de su imagen, sí que disfrutan más de sus prácticas sexuales. Pero no hay una relación directa entre tener un físico más acorde con la pauta social y estar más conforme con él.

¿Por qué es necesario incluir la autoestima en la educación sexual?

Una buena autoestima hace que las relaciones sexuales sean más placenteras, la comunicación de lo que se quiere es mejor y la persona, al quererse más, acepta mejor su cuerpo y todas las dimensiones de su sexualidad. Además, una persona con una buena autoestima tiene menos prácticas de riesgo, es decir, es más difícil que no use métodos de protección, por ejemplo, y que se exponga a embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual.

Contenido relacionado

 
 

Si te gustó este contenido, por favor compártelo en Facebook, Twitter, etc.

Compartir en facebook Compartir en twitter

 

Preguntas de usuarios sobre Autoestima

 

Busca aquí las mejores clínicas ginecológicas

 

Tags

Género Sexo Orientación sexual Sexología Relaciones sexuales Erotismo Educación sexual Masturbación Eyaculación Sexualidad
Subir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies