1. Inicio
  2. Blog
  3. Enfermedades de transmisión sexual
  4. Nuevas pruebas y una vacuna: retos en la lucha contra el VIH

Nuevas pruebas y una vacuna: retos en la lucha contra el VIH

Descubrir una proteína en la sangre mejoraría el diagnóstico del VIH en países empobrecidos




Recientes estudios del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa, del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) y del Centro de Investigación en Salud de Manhiça (CISM) pueden suponer un gran avance en la lucha contra el VIH/ SIDA.

Detectar la proteína IP-10 mediante un simple y poco costoso análisis de sangre es el mejor método para el diagnóstico del VIH en quienes todavía no han creado anticuerpos.
También reduce los costes de seguimiento y tratamiento, lo que es especialmente importante en los países pobres.

El investigador del Irsi Caixa, Juliá Blanco, afirma que el análisis de la IP10 supondría una reducción de las pruebas necesarias en la actualidad. Así, se confirmarían los casos en los que el contagio es reciente y si los tratamientos funcionan.  

La estrategia 2020 de ONUSIDA estableció el objetivo 90-90-90 que supone llegar al 90% de diagnósticos del total de personas con VIH, el tratamiento del 90% de éstas y suprimir su carga viral con el tratamiento del 90% de las mismas.

Para alcanzar esta meta, Blanco considera que hay que continuar con la eficiencia de los antirretrovirales. Para ello, hay que saber si el tratamiento está fallando. Pero la prueba de carga viral actual puede tardar en llegar a pacientes de zonas rurales africanas hasta seis meses. Esta prueba también diagnostica el estado inicial de infección o “fase aguda”, la de más difícil detección y más fácil transmisión.

Por estos motivos, para conocer si existe infección por el virus, lo más fácil sería saber si existen anticuerpos contra el VIH en la sangre. Las personas que acaban de contagiarse aun tardan cuatro semanas en desarrollar dichos anticuerpos, por lo que la forma más eficaz de detección de infección reciente es la prueba de carga viral. Pero el coste de este test hace que no se diagnostique en ciertas zonas de África. La detección temprana podría facilitar el tratamiento y prevenir gran cantidad de infecciones.

El jefe de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, Santiago Moreno, considera que el VIH ha sido “la gran pandemia del siglo XX, que aún cabalga en el siglo XXI”. Para él  “el problema se mantiene muy vigente en los países en vías de desarrollo por la falta de dinero para pagar los antirretrovirales”. En dichos países aun supone una causa de mortalidad muy frecuente.

En la actualidad contamos con fármacos que no curan el VIH/SIDA pero que permiten a los pacientes reducir la carga viral y estabilizar la infección.  En los 80 esta infección / enfermedad de transmisión sexual le costó la vida a millones de personas, pero actualmente ya no es tan mortal. Las expectativas de vida de una persona infectada pueden llegar a ser las mismas que las de una persona sin infección por VIH.

Los retos son el logro de una vacuna y que los medicamentos administrados actualmente, que ya son eficaces, mejoren dicha eficacia y tolerancia, bajando el coste y el número de dosis.

En nuestro país se diagnostican 10 casos de VIH al día. Se registraron 3609 infecciones nuevas en 2015.

Si te gustó este contenido, por favor compártelo en Facebook, Twitter, etc.

Compartir en facebook Compartir en twitter

 
Subir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies