1. Inicio
  2. Blog
  3. Enfermedades de transmisión sexual
  4. La lactancia materna puede ayudar a prevenir el VIH

La lactancia materna puede ayudar a prevenir el VIH

Un nuevo estudio corrobora los beneficios de la lactancia en madres seropositivias siempre que tanto la madre como el bebé reciban una terapia antirretroviral, recomendable durante todo el período de lactancia.




A los numerosos beneficios de la lactancia materna se suma uno nuevo: su posible prevención contra el VIH. Un artículo publicado en la revista The Lancet pone de manifiesto los resultados de un estudio en el que se corrobora la importancia de la lactancia materna más allá de los seis meses, siempre y cuando tanto la madre como el niño estén recibiendo terapia antirretroviral.

Las conclusiones se basan en un análisis realizado por investigadores de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Atlanta (EE.UU) sobre una muestra de más de 2.000 madres seropositivas de Malawi a las que realizaron seguimiento durante un año desde el momento del nacimiento del bebé.

El objetivo era evaluar los efectos de administrar antirretrovirales a las madres lactantes y a sus bebés durante los primeros seis meses, el efecto de no hacerlo en esa etapa así como el destete a partir de las 28 semanas.

Hasta el momento, los expertos desaconsejaban a madres seropositivas dar el pecho a sus bebés por riesgo de infección pero han sido varios los estudios que han desmontado esta teoría y que corroboran todo lo contrario: que la lactancia materna es beneficiosa para los bebés mientras se administra a ambos una terapia antirretroviral. El último en constatarlo es el estudio publicado en The Lancet.

Resultados del estudio

Los investigadores han podido comprobar que el riesgo de transmisión del VIH es mayor en bebés cuyas madres o ellos mismos no tomaron los antirretrovirales en el período de lactancia.

Otra de las principales conclusiones es que tres de cada diez bebés se infectó tras dejar sus madres de amamantarles a partir de la semana 28, es decir, después de esos seis meses de control. De ahí se extrae la posibilidad de que la transmisión del VIH aumente tras el destete.

Según constatan los autores del estudio, los resultados corroboran “que el cese de la lactancia materna es el mayor factor de riesgo de enfermedad y mortalidad” y que interrumpir la alimentación antes de los seis meses no protege a los niños frente a la infección, sino que aumenta significativamente la probabilidad de enfermedad y otros problemas de crecimiento e incluso la muerte.

Por ello desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) se recomienda que se administre terapia antirretroviral tanto las madres seropositivas como sus hijos durante los 12 meses de lactancia.

Si te gustó este contenido, por favor compártelo en Facebook, Twitter, etc.

Compartir en facebook Compartir en twitter

 
Subir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies