1. Inicio
  2. Blog
  3. Educación sexual
  4. Una nueva tendencia: la ecosexualidad

Una nueva tendencia: la ecosexualidad

| Educación sexual | | 1

La ecología ha llegado a la sexualidad, en este artículo explicamos cómo “hacer el amor” con la naturaleza




El sexo ecológico o ecosexualidad podría resumirse como una sexualidad consciente de nuestra relación con el planeta y la naturaleza. Supera las relaciones meramente sexuales para ampliarlas a los cinco sentidos, ser amantes de la tierra y respetarla como tal.

Las relaciones humanas se mezclan con el entorno natural de diversas formas como pueden ser el arte y el activismo ecológico. Hay debate sobre si debe ser tratada como una nueva orientación sexual, pero hay artistas que ya están liderando este movimiento. Algunos ejemplos son Annie Sprinkle y Elizabeth Stephens. Con su “Love Art Laboratory” realizan performances en diferentes países que simbolizan el matrimonio con el planeta (bodas con el mar, la luna o el sol). En Australia, la compañía de teatro Pony Express también posee una casa baños denominada como ecosexual.

Esta conexión sensorial conlleva desde relaciones sexuales, físicas y mentales hasta espirituales. El lema es “hacer el amor a la tierra”, sensualizar la naturaleza. Así, el carácter sexual se convertiría en un nuevo modo de relacionarnos y cuidar el ecosistema de una manera sostenible.

La rentabilidad del sexo, erotizar el medio ambiente, también pueden ser una manera de comprometer a las personas con la salvación del planeta. La organización Fuck For Forest llama la atención de los medios realizando pornografía reivindicativa en plena naturaleza.

¿Cómo ser ecosexual?

Recordemos que la sexualidad no se limita a las prácticas sexuales, mucho menos al coito. El simple contacto con la naturaleza suele producir placer sensorial en el cuerpo y, dependiendo de las creencias de cada persona, también espiritual. Se puede aumentar la experiencia erótica con paseos en la montaña, baños en el mar, desnudándose al aire libre,  concentrándose en el momento, practicando meditación y poniendo los cinco sentidos. Algunas recomendaciones son oler la hierba fresca, acariciarla, abrazar los árboles, respirar el aire puro, probar alguna colorida fruta o flor y, en general, huir del estrés y el ruido de las grandes ciudades.

Por otro lado, estaría el objetivo ecológico, cuidar el planeta. Ahorrar energía, apagando las luces siempre que se pueda. Se pueden consumir bombillas de bajo consumo o velas que no sean de petróleo. Conseguiremos ahorrar agua duchándonos en pareja (o más de uno a la vez...). A la hora de usar cosmética sensorial (lubricantes, aceites, etc.), leamos la etiqueta para que sean naturales, con base de agua y biodegradables.

La alimentación vegana o vegetariana es un estimulante natural, más sana y sostenible y además potencia el deseo y la fertilidad, según demuestran varios estudios. En cuanto a los artículos eróticos, también existen materiales reciclables y menos contaminantes (incluso para los envoltorios). Para la menstruación, la copa menstrual o las compresas artesanales siempre serán más ecológicas y respetuosas con nuestra salud sexual (además de menos costosas) que comprar tampones o compresas tradicionales cada mes.

Si te gustó este contenido, por favor compártelo en Facebook, Twitter, etc.

Compartir en facebook Compartir en twitter

 
Subir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies