1. Inicio
  2. Blog
  3. Educación sexual
  4. Sexualidad e inteligencia emocional

Sexualidad e inteligencia emocional

| Educación sexual | | 0

La inteligencia emocional es imprescindible para disfrutar de las relaciones sexuales pero no recibimos suficiente educación afectivo sexual




En la infancia no solemos recibir educación emocional. No sabemos poner nombre a las emociones, qué nos pasa, gestionar nuestros impulsos, empatizar con el resto y resolver los conflictos con asertividad.

En cuanto a la educación sexual, si esta ya es muy precaria, la parte sobre la afectividad de la educación “afectivo” sexual suele ser inexistente. Nadie nos enseña que podemos negarnos a dar un beso si no queremos, que nuestro cuerpo es nuestro, que debemos aceptarnos y querernos. Potenciar la autoestima por parte de la familia mediante un apego seguro es una parte fundamental de esta educación afectiva. También es responsabilidad de los centros educativos, si bien actualmente no se imparte ninguna asignatura de educación emocional en los grados de Maestro en Educación Infantil y Primaria.

Llegamos a la adolescencia habiendo recibido modelos insanos de relaciones amorosas y sexuales. No sabemos cómo sobreponernos a las rupturas, vivir los duelos, entender que ninguna emoción es buena ni mala, que simplemente hay que expresarlas y aceptarlas. Sin educación emocional podemos pensar que el amor es dependencia, que no tenemos derechos sexuales y reproductivos, que no podemos decir que no, negociar lo que queremos, etc.

Es mucho más fácil que haya conductas de riesgo en adolescentes (embarazos no deseados, infecciones/ enfermedades de transmisión sexual, etc.) si no desarrollan la inteligencia interpersonal e intrapersonal que otorga la educación emocional (también llamada inteligencia emocional).  Enfrentarse a las primeras prácticas sexuales (que habitualmente no satisfacen las expectativas) sin previa preparación afectivo-sexual puede tener consecuencias negativas para la autoestima y la salud sexual.

Inteligencia emocional y sexualidad

La inteligencia emocional podría definirse como la capacidad de entender las emociones propias y las ajenas (Salovey, Mayer, Goleman). Así se pueden gestionar de forma saludable los impulsos y desarrollar habilidades sociales para relacionarnos con otras personas. Esto incluye las relaciones afectivas y las relaciones sexuales. También potenciará el hecho de tener más redes sociales y una mayor motivación laboral, porque se maneja mejor el estrés y la frustración.

En cuanto a la sexualidad, conocer nuestras emociones y la de la otra persona nos ayuda a realizar prácticas sexuales consensuadas, que nos den placer a las personas involucradas.

También influye en saber gestionar mejor los conflictos cuando estos se producen. Podremos decir que no con asertividad a lo que no queremos, pedir lo que nos gusta, etc.

Una investigación del King´s College de Londres (publicada en el Journal of Sexual Medicine) con 2000 gemelas concluyó que las que tenían más inteligencia emocional tenían más placer en sus relaciones sexuales.

Andrea Burri, investigadora y psicóloga suiza, relaciona este mayor placer ligado a la inteligencia emocional con el hecho de que se comunican mejor los deseos sexuales.

La terapeuta sexual británica Paula Hall lo asocia más con la resolución de conflictos. Según ella, ya que la mayoría de parejas tendrán algún problema durante su relación, si se tiene inteligencia emocional se será más consciente de las propias emociones, identificando y expresando los problemas mejor. La clave sería encontrar el origen del problema sexual, ya que la mayoría pueden solucionarse con empatía y buena comunicación.

Si te gustó este contenido, por favor compártelo en Facebook, Twitter, etc.

Compartir en facebook Compartir en twitter Compartir en googleplus

 
Subir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies Aceptar