1. Inicio
  2. Blog
  3. Educación sexual
  4. Nuevo estudio cuestiona sexo heteronormativo

Nuevo estudio cuestiona sexo heteronormativo

| Educación sexual | | 0

Según nueva investigación con más de 50.000 personas, las lesbianas disfrutan más y ellos tienen más orgasmos




Los resultados de un nuevo estudio en Estados Unidos han concluido que las mujeres disfrutan más con otras mujeres y los hombres siguen teniendo más orgasmos.

Desde que Masters y Johnson y Alfred Kinsey, así como el Informe Hite en 1976 se cuestionaran que el orgasmo femenino dependía de la penetración, el orgasmo femenino ha sido objeto de diferentes investigaciones. Lejos de ser un tabú, son cada vez más los estudios que se plantean la diversidad sexual no sólo desde los sujetos sino desde las prácticas.

Archives of Sexual Behaviour ha sido el último en publicar un informe realizado en las universidades de Claremont Graduate, Chapman e Indiana, en USA. La investigación se ha llevado a cabo con más de 52.000 estadounidenses (26.032 de los cuales se declararon como varones heterosexuales, 24.102 como mujeres heterosexuales, 1.112 como mujeres bisexuales, 550 varones bisexuales, 452 gays y 340 lesbianas).

Las conclusiones han puesto de manifiesto las diferencias en cuanto a satisfacción y comportamiento en función de las parejas y prácticas sexuales y su influencia en el orgasmo.  
Una de las primeras cuestiones era si la orientación del deseo influía en la frecuencia de los orgasmos. Los resultados arrojan que alcanzan el clímax el 95% de varones heterosexuales,  89% de los gays y el 88% de los bisexuales.  Parece, entonces, que se trata de una cuestión de sexo/género y no de orientación sexual, puesto que la “brecha orgásmica” se eleva al preguntar por el orgasmo femenino.

Sí que llegaban al orgasmo el 86% de las mujeres lesbianas (mujeres con mujeres). En segundo lugar se hallarían las mujeres bisexuales, con un 66% y, siguiéndolas de cerca, las mujeres heterosexuales, con muy poca diferencia, un 65%.

Investigadores e investigadoras consultadas concluyen que “el hecho de que las mujeres homosexuales lleguen al orgasmo con más frecuencia que las mujeres heterosexuales indica que muchas féminas heterosexuales podrían [potencialmente] experimentar mayores tasas de orgasmos”.

Uno de los estereotipos sobre las relaciones sexuales entre mujeres es que se tratan de prácticas “incompletas” al no haber coito con un pene (si puede haberlo con dildos, dedos, etc. y además existen otras sexualidades sin penetración ni genitales). Así que una hipótesis es que hay mayor placer sin coito con pene en la práctica sexual.

Según palabras textuales de la sexóloga Marta Pascual: “Parece que las mujeres heterosexuales salen perdiendo en este estudio y nos hace pensar que el modelo de sexualidad normativa en el que todavía nos encontramos no les favorece"

Pascual señala que en esta conducta heteronormativa prima la penetración y lo genital. También apunta que otro factor que puede jugar en contra de las mujeres que se acuestan con hombres es la falta del conocimiento del cuerpo femenino, punto a favor que sí se tiene entre mujeres, así como el interés en el clítoris. La estimulación del clítoris suele ser una de las vías preferidas por las mujeres para alcanzar el orgasmo, mucho más que la penetración, según todos los estudios.  

Siendo la satisfacción del sexo entre mujeres más alta en comparación con las heterosexuales,  pero siempre obteniendo menos orgasmos las mujeres que los hombres de cualquier orientación sexual…  ¿qué indica esto? Como dice Sylvia de Béjar en su libro “Tu sexo es tuyo”, la responsabilidad de nuestro placer está en nosotras mismas. Así que otra hipótesis podría ser que a las mujeres se las ha socializado para pensar más en la otra persona y al ser dos del mismo género esto se equipararía.

Otra de las prácticas por las que preguntaba el estudio, era el sexo oral. Las conclusiones han sido es que, en todos los sexos y orientaciones sexuales, se alcanzan más orgasmos cuanto mayor es la práctica del sexo oral (especialmente en mujeres heterosexuales).

Según otro estudio publicado en Journal of Evolutionary Psychology, lo curioso (y también rebatido), es que muchos hombres realizaban esta práctica a sus parejas sexuales para potenciar su placer y “reducir el riesgo de infidelidad”, ya que entendían que era la forma más efectiva de conseguir el orgasmo.

Otros de los elementos que aparecieron en la investigación de Archives of Sexual Behaviour  fueron: incluir besos profundos, la masturbación genital manual, penetración vaginal y,  principalmente (muy valorado por mujeres de cualquier orientación sexual), “pedir lo que quieren en la cama”.

Si te gustó este contenido, por favor compártelo en Facebook, Twitter, etc.

Compartir en facebook Compartir en twitter Compartir en googleplus

 
Subir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies