1. Inicio
  2. Blog
  3. Educación sexual
  4. La Cultura de la Violación. Mitos que se siguen perpetuando

La Cultura de la Violación. Mitos que se siguen perpetuando

| Educación sexual | | 0

La sentencia del juicio a “la manada” asume la cultura de la violación que culpabiliza a la víctima y exculpa a los agresores.




La Cultura de la violación, según define Nuria Varela, vincula la violación y la violencia sexual a la cultura de una sociedad en la que lo habitual es normalizar excusar, tolerar e incluso perdonar la violación, y al mismo tiempo, culpabilizar a la víctima.

La  sentencia dictada ayer, condenando a los cinco hombres de “la manada” a nueve años de cárcel por abuso sexual,  descarta la existencia de agresión sexual (violación) por que no se aprecia que violencia o intimidación a la víctima. Además, tampoco se ve delito en la grabación de la violación por parte de los acusados y se limita a hurto, el robo del móvil a la chica agredida.

Tras conocer la sentencia del tribunal, una ola de indignación ha recorrido todo el país, desde organizaciones feministas, de derechos humanos, asociaciones de juezas, periodistas. Una gran masa social que ha salido a la calle ante la ceguera de la justicia cuando se trata de la violencia machista hacia las mujeres.

La sentencia descarta la agresión sexual por la ausencia de violencia o intimidación, estableciendo este criterio en función de la actitud “pasiva” de la víctima y no sobre la actitud de fuerza e intimidación que eximen los agresores, y que queda probado en el relato de los hechos que se hace en la propia sentencia. Demostrándose así  una clara visión machista que refuerza la cultura de la violación asumida en esta ocasión por los jueces.

Una cultura de la violación rodeada de mitos e ideas falsas que debemos seguir denunciando. A continuación desmontamos algunos:

MITO 1: “Ella se lo buscó”. Las mujeres tienen parte de culpa a través de sus comportamientos, vestimenta, quedándose a altas horas de la noche, emborrachándose, yéndose con desconocidos, etc.

Verdad: Nadie “busca” que la violen. Pero además, no es delito ir borracha, ni sola, ni irse con desconocidos. Lo que sí es delito es forzar a una mujer a mantener relaciones NO consentidas. Si en lugar de una mujer fuera un hombre el que tuviera estos comportamientos (borracho, solo, a altas horas de la noche, irse con mujeres desconocida) ¿Se le juzgaría? ¿Porqué a una mujer sí?.  

MITO 2:  Estaba borracha y de fiesta. Ella consintió

Verdad: Tener sexo cuándo una mujer esta borracha y no expresa su consentimiento de manera manifiesta y asertiva, es un ataque sexual (solo un sí es si). La cultura de la violación que impregna nuestra sociedad usa la excusa del consentimiento para desacreditar a la victima que es atacada sexualmente. A menudo el consentimiento se define por el carácter o actitud de la mujer y no por lo hechos que ocurrieron y la actitud de los agresores.

MITO 3: La mujer no fue agredida físicamente, no lucho por defenderse. Puede que no exista violación.

Que no haya violencia visible, no quiere decir que las mujeres no hayan sido violadas. Un mito que va de la mano de este razonamiento es que la mujer debería luchar y resistirse de manera evidente durante la violación. Sn embargo en muchas ocasiones, por mera supervivencia, las mujer agredida toma decisiones en situaciones límite que apuntan a minimizar lo más posible el daño que reciben. Esto no es cuestionable.  A nadie de le ocurre cuestionar la existencia de robo o no, en función de si la víctima se resiste a él.

MITO 4: Las mujeres mienten, inventan historias sobre que son violadas.

Este es uno de los mitos que más enraizado está en el imaginario colectivo y que socialmente subyace en la perpetuación de la cultura de la violación. El descredito de la palabra de las mujeres.

Denunciar una violación no solo es una decisión difícil, en la sociedad machista que vivimos, es un acto heroico que pone a las mujer en el punto de mira de la reprobación y el cuestionamiento social.  Además, estudios muestran que las acusaciones falsas de violación son insignificantes por lo que cuestionar a las victimas que denuncian no tiene justificación alguna.  

La cultura de la violación existe, la sentencia a los cinco procesados de “la manada” lo pone de manifiesto. Por eso, ahora más que nunca, debeos seguir denunciándola y combatiéndola.

Si te gustó este contenido, por favor compártelo en Facebook, Twitter, etc.

Compartir en facebook Compartir en twitter Compartir en googleplus

 
Subir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies