1. Inicio
  2. Blog
  3. Educación sexual
  4. El cáncer ginecológico y su prevención

El cáncer ginecológico y su prevención

| Educación sexual | | 1

Conocer los diferentes tipos de cáncer ginecológico y sus síntomas es útil para acudir a revisión ginecológica ante cualquier anomalía

Los diferentes tipos de cáncer ginecológico se pueden prevenir mediante revisiones periódicas. Se ha avanzado mucho tanto en la prevención como en el tratamiento. Por ello, ante cualquier alteración del ciclo menstrual o molestia abdominal irregular, debemos acudir a especialistas. Existen diferentes tipologías de cáncer ginecológico:

Cáncer de útero

Habitualmente se denomina cáncer de útero al crecimiento anormal de las células del endometrio (revestimiento interno del cuerpo del útero), por eso también se le conoce como cáncer de endometrio. Esta enfermedad presenta un componente genético en muchos casos y son factores de riesgo el hecho de haber tenido varios embarazos, así como la obesidad. Uno de los síntomas para detectarlo sería el sangrado  entre menstruaciones.

Cáncer de cuello uterino




Es el cáncer que se presenta en la parte más inferior del útero, el cuello del mismo o cérvix. El causante en el 99% de los casos es el virus del papiloma humano (VPH), pero no el único. La transmisión del virus se previene en gran medida con el uso del preservativo. Muchas mujeres lo contraen y eliminan de forma natural (se estima que un 80% de las sexualmente activas). Sólo un 3% de las infectadas desarrollarán lesiones pre-malignas. El virus del papiloma humano lo constituyen más de doscientos tipos de virus. 40 de ellos se contagian por transmisión sexual y la mayoría son de bajo riesgo, aunque lleguen a causar verrugas genitales. Sólo algunas cepas pueden evolucionar a cáncer y no son las mayoritarias. Aun así, por precaución, debe prevenirse mediante revisiones ginecológicas periódicas que impiden su desarrollo, siendo 100% tratable en las primeras fases.

Cáncer de ovarios

Se trata del sexto con mayor incidencia en mujeres en el mundo, llegando a alcanzar los  205.000 casos nuevos anuales. Se diagnostica principalmente en mujeres de 40 a 50 años. Suele aparecer en la superficie del ovario como un carcinoma epitelial. Aunque existen síntomas para su detección precoz como la inflamación del abdomen, el descenso de peso o dolor en la pelvis, en muchas ocasiones es asintomático y su tamaño es pequeño, no manifestándose hasta etapas avanzadas.

Cáncer de Vulva

Este tumor es poco habitual. Se produce en los labios mayores de la vulva. Su evolución es lenta por lo que debemos estar atentas a si se desarrollan pequeños bultos, granitos o verrugas, así como cualquier cambio de textura o color en dichos labios, especialmente si produce molestias en la vulva. Vuelve a ser un síntoma el sangrado anormal.

Cáncer de Vagina

También poco frecuente, hay que estar especialmente alerta si ha habido antecedentes familiares. Se puede presentar en forma de carcinoma de células escamosas revistiendo la vagina o como adenocarcinoma en las células glandulares. Es más habitual tras la menopausia.

Si te gustó este contenido, por favor compártelo en Facebook, Twitter, etc.

Compartir en facebook Compartir en twitter

 
Subir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies