1. Inicio
  2. Blog
  3. Educación sexual
  4. Disfunción eréctil: Diferentes causas y nuevos tratamientos

Disfunción eréctil: Diferentes causas y nuevos tratamientos

| Educación sexual | | 0

La insatisfacción con el tiempo de erección puede tener su origen en causas biológicas o psicosociales pero existen nuevas formas de abordarla




La disfunción eréctil puede deberse a motivos orgánicos pero también a razones psicológicas y sociales. Además de los tradicionales remedios (alimentación sana, deporte, terapia sexual y de pareja o pastillas en el último caso), la investigación ha descubierto otras terapias más novedosas.  

Son cada vez más los varones que deciden acudir a profesionales médicos porque no están satisfechos con el tiempo que dura su erección. Esta disfunción sexual se relaciona con una sexualidad centrada en el coito y los genitales, pese a que las mujeres no verbalizan sentir mayor satisfacción con este tipo de prácticas. Sin embargo, la educación sexual que recibimos a través de mensajes erróneos en los medios de comunicación han asentado este mito.  

Según la Asociación Española de Salud Sexual, un 20% de los casos de disfunción eréctil están relacionados con factores psicológicos. Muchos de ellos están se originan por la ansiedad y  el estrés (a menudo ocasionados, a su vez, por el trabajo), la depresión, falta de autoestima, mitos frente a la sexualidad, etc. En estos casos se recomienda acudir a psicólogos/as y sexólogas/os. Si el problema es en relación con la pareja (discusiones, mala relación, problema sexual secundario surgido sólo con esa pareja), se puede acudir a terapia sexual.

En otros casos los factores son sociales, ocasionados por una socialización en el rol de género masculino que exige llevar en exceso la iniciativa, estar siempre dispuesto y “dar la talla”, mantener siempre la erección. El miedo bloquea el ciclo de respuesta sexual y ocasiona varios problemas sexuales.

Para descartar factores biológicos (insuficiente riego sanguíneo), una visita médica es siempre obligatoria para realizar el chequeo pertinente. El colesterol, la diabetes, ciertos fármacos y adicciones como el tabaco o el alcohol, pueden ocasionar insuficiencia vascular.

Aunque el riesgo de padecer disfunción eréctil aumenta con la edad (un 40% a los 40 años, un 67% a los 70), empiezan a aparecer casos desde los 25 años.

Se estima que en 2025 esta disfunción sexual llegará a afectar a 321 hombres (en 1996 afectaba a 152 millones).

Los dos tratamientos más innovadores para la disfunción eréctil son el empleo de ondas de choque y la embolización endovascular.

Las ondas de choque se emplean en dos o tres ciclos consecutivos a baja frecuencia, sin anestesia ni hospitalización, mejorando la circulación sanguínea y con muy buenos resultados para lograr la erección. Anteriormente se habían usado con mayor intensidad para el tratamiento de cálculos renales. En su aplicación para la disfunción eréctil son totalmente indoloras y suele bastar con 5 sesiones.

La embolización endovascular consiste en sellar la fuga del sistema venoso de tal manera que se permite aumentar el riego sanguíneo en las venas del cuerpo cavernoso del tronco del pene durante la erección. Si hubiera causa vascular arterial, también dilataría (con un catéter) la estrechez de la arteria. 

Si te gustó este contenido, por favor compártelo en Facebook, Twitter, etc.

Compartir en facebook Compartir en twitter Compartir en googleplus

 
Subir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies