1. Inicio
  2. Blog
  3. Educación sexual
  4. Cáncer de mama, alta prevalencia pero mayor supervivencia

Cáncer de mama, alta prevalencia pero mayor supervivencia

| Educación sexual | | 3

Información sobre el cáncer de mama y otros tipos de cáncer frecuentes en mujeres

Según el World Cancer Report 2014 de la OMS, el cáncer de mama supuso el 11,9 % del total de casos diagnosticados en el mundo, sólo por detrás del cáncer de pulmón. El Informe Situación del Cáncer en España (Asociación española contra el Cáncer) apunta que se diagnostican alrededor de 25.000 nuevos casos al año. Es decir, 1 de cada 8 mujeres tendrá cáncer de mama en algún momento de su vida. Por este motivo, la prevención y la detección precoz son fundamentales. En todos los tratamientos de cáncer de mama, los porcentajes de éxito son altos (superando el 80% de tasa de supervivencia en muchos países de Europa, incluida España).

¿Qué es el cáncer?




Nuestro cuerpo se compone de células reguladas por mecanismos de crecimiento y división. El cáncer se produce si dichos metabolismos cambian y las células comienzan a dividirse de forma anormal, creciendo descontroladamente. Llamamos tumor o nódulo a las células cancerígenas que se agrupan y comienzan a invadir y destruir a otras sanas que se encuentran alrededor. Pueden desprenderse y viajar por los vasos sanguíneos a ciertas partes del cuerpo. Cuando el tumor maligno prolifera de esta manera en otras partes del organismo nos hallamos ante la temida metástasis. El cáncer no es una enfermedad contagiosa y, hoy en día, tiene tratamiento. Dependiendo del tipo, con muy buenos porcentajes de éxito.

El cáncer de mama es el más frecuente en mujeres, aunque también se produce en hombres. Se trata de aquel tumor maligno originado en las glándulas mamarias. Aunque es el de mayor prevalencia en la mujer, también es el de mejor tratamiento y expectativas de supervivencia. El riesgo de padecerlo es superior a partir de los 40 años, por lo que se recomienda que desde esa edad todas las mujeres se realicen al menos una mamografía anual y autoexploraciones mamarias mensuales. Si descubrimos alguna anomalía debemos acudir a profesionales sanitarios. En la mayoría de los casos puede tratarse de quistes de grasa benignos.

La mama está formada vasos sanguíneos, conductos y por glándulas denominadas lobulillos. El cáncer de mama más común es el carcinoma ductal, que se origina en las células de los conductos. Algunos tipos empiezan en los lobulillos y otros en los propios tejidos de la mama. Puede crecer de forma local (invasión directa a estructuras vecinas como la pared torácica y la piel), por diseminación linfática (los vasos linfáticos permiten que el drenaje se realice a los ganglios cercanos de la axila, la arteria mamaria del tórax y de la zona superior a la clavícula) y diseminación hematógena (a través vasos sanguíneos hacia huesos, pulmón, hígado y piel). El carcinoma ductal in situ presenta células cancerígenas en  los conductos, pero no fuera. Si se ha diseminado a los tejidos de alrededor se trata de un cáncer de mama invasivo. En el caso del cáncer de mama inflamatorio (menos frecuente), la mama estará enrojecida e hinchada.

Principales tipos de cáncer  ginecológico

Después del cáncer de mama y el de colon, otro de los tipos de cáncer que mayoritariamente afectan a las mujeres es el llamado cáncer ginecológico, grupo en el que se incluyen el cáncer de ovarios, de útero (endometrio y cuello uterino), vagina y vulva.

Los principales tipos de cáncer de útero son el de cuello uterino y el de endometrio.

  • Para el cáncer de cuello de útero es posible la detección precoz realizándose una revisión ginecológica anual. La causa principal de este tipo de cáncer es el virus del papiloma humano (VPH), cuya vía de transmisión mayoritaria es sexual, por lo que se recomienda usar métodos anticonceptivos. Uno de los síntomas más claros son las verrugas genitales. En muchos países además se puede acceder a la vacuna.
  • El cáncer de endometrio afecta al revestimiento interno del útero. Su principal manifestación son los adenocarcinomas (cánceres que empiezan en las células responsables del moco y otros fluidos en esa zona). Los síntomas más habituales del cáncer de endometrio son el sangrado uterino anormal, dolor en la pelvis, vejiga y recto, así como pérdida de peso.
  • El cáncer de ovario suele presentarse en forma de carcinoma epitelial, en las células de la superficie del ovario. Al manifestar sus síntomas en una etapa más avanzada, resulta difícil de detectar, pero también tiene tratamiento con cirugía y quimioterapia.
  • El cáncer de la vagina está causado por el virus del papiloma humano en la mayoría de los casos, de transmisión sexual. Es poco frecuente, del mismo modo que el cáncer de vulva.

Las revisiones ginecológicas anuales son imprescindibles, especialmente si se han detectado antecedentes familiares o se mantienen hábitos insalubres predisponentes.

Si te gustó este contenido, por favor compártelo en Facebook, Twitter, etc.

Compartir en facebook Compartir en twitter

 
Subir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies