El punto de encuentro de todas las clínicas que practican aborto legal en España.
Estás en: Inicio / Enfermedades de transmisión sexual / Enfermedad pélvica inflamatoria

Enfermedad pélvica inflamatoria

La enfermedad pélvica inflamatoria también llamada EIP, Infección genital femenina, Ooforitis, Salpingitis, Salpingo ooforitis o Salpingo peritonitis.

La enfermedad pélvica inflamatoria es una infección de los órganos reproductores femeninos (útero, ovarios y trompas de Falopio). 

Por norma general, el cuello uterino evita que las bacterias se propaguen a estos órganos, pero si el cuello uterino está expuesto a una enfermedad de transmisión sexual como la clamidia o la gonorrea, este se infecta. Esto puede posibilitar que las bacterias alcanzasen los órganos internos y que se inflamen e infecten. Si esto se produce probablemente las trompas de Falopio se dañarán y será difícil tener un embarazo.

La forma más frecuente de infectarse de la enfermedad pélvica inflamatoria  es tener relaciones sexuales con alguien contagiado por gonorrea o clamidia (que se transmiten por el semen y otros líquidos corporales).

Durante el contacto sexual, el germen se transmite al cuello uterino o a las glándulas que se encuentran en la abertura de la vagina, la uretra (el conducto por el que sale la orina) o el ano.

Los factores de riesgos de la enfermedad pélvica inflamatoria más frecuente si es transmitido por medio de las relaciones sexuales, son:

  -  No emplear anticonceptivos adecuados    - Haber tenido varias parejas sexuales en poco tiempo          

  - Métodos sexuales poco seguros     - Mujeres sexualmente activa menores de 25 años.

Enfermedad pélvica inflamatoria: Síntomas

Los síntomas más comunes de la enfermedad pélvica inflamatoria, son:

      - Puede aparecer una secreción vaginal con algo de color y con consistencia.

      - Puede surgir algo de dolor y/o sensibilidad en la zona de la pelvis.

      - En algunas ocasiones puede aparecer fiebre (no siempre se presente).

Otros síntomas que también se pueden observar en la enfermedad pélvica inflamatoria:

- Escalofríos, cansancio, micción reiterada y/o dolorosa, dismenorrea (Menstruación difícil o dolorosa), inapetencia, sangrado menstrual irregular, sáuseas con o sin vómitos, amenorrea (ausencia de la menstruación), relaciones sexuales dolorosas, sangrado después de haber tenido relaciones sexuales, etc.

Enfermedad pélvica inflamatoria  Diagnóstico y tratamiento

Es diagnosticada la enfermedad pélvica inflamatoria habitualmente por medio de los síntomas, por los resultados de un examen pélvico y los análisis. Estos incluyen:

- Análisis del flujo cervical.

- Cérvix, ovarios, y trompas de Falopio sensibles durante el examen pélvico

El tratamiento para la enfermedad pélvica inflamatoria, por lo general, suele ser con antibióticos. Se puede hospitalizar si se esta  muy enferma, embarazada, es menor de 18 años o tiene el VIH.
La pareja debe recibir tratamiento ya que podría contraer nuevamente la infección.

Si no se trata la enfermedad pélvica inflamatoria, puede generar un daño permanente. Puede crear un  tejido cicatricial en las trompas de Falopio y alrededor del abdomen. Este tejido puede impedir tener embarazos o que los embarazos se formen fuera del útero.

El tejido cicatricial puede provocar dolor que dura meses o, incluso, años. En ocasiones graves se requiere cirugía para extraer el pus, eliminar el tejido cicatricial o extraer los órganos dañados.

Como se puede prevenir la enfermedad pélvica inflamatoria:

La enfermedad pélvica inflamatoria, se puede prevenir si:

- Se evitan relaciones sexuales con personas con riesgo de tener infecciones.
- Si se tienen relaciones sexuales, asegurarse que la pareja no tiene algún riesgo de infección. (Uso de anticonceptivos)
- Realizarse exámenes periódicos.
- Utilizar condón o el preservativo femenino para reducir las probabilidades de contraer la infección.

Complicaciones que puede tener la enfermedad pélvica inflamatoria

Una enfermedad pélvica inflamatoria no tratada, tratada de forma errónea o tratada tarde, puede causar:

- Infertilidad en la mujer.

- Una trompa de Falopio dañada puede hacer que un ovulo fecundado permanezca en la trompa de Falopio.

- Si un óvulo fecundado crece en la trompa de Falopio como si estuviera en el útero, se presenta un embarazo ectópico y puede causar dolor, hemorragias internas y hasta la muerte.

- El tejido cicatricial en las trompas de Falopio y en otras zonas pélvicas puede causar dolor pélvico crónico.


Enviar contenido:






   

Normas de uso:

El contenido es propiedad de © clinicasabortos.com, su publicación en otras web sin la autorización previa queda totalmente prohibida.