El punto de encuentro de todas las clínicas que practican aborto legal en España.

Falta de deseo sexual

Información sobre la falta de deseo sexual

Te ofrecemos información sobre la falta de deseo sexual. Conoce qué es y cuales pueden ser las causas de la falta de deseo sexual.

La falta de deseo sexual, puede responder a diferentes motivos, sin que siempre se deban a alguna de las disfunciones sexuales nombradas en otras categorías.

Se diferencia de la anorgasmia en que, a diferencia de ésta, las mujeres con falta de deseo ni siquiera pueden sentir excitación en la fase previa del ciclo de respuesta sexual, mientras que en la anorgasmia se puede sentir placer y deseo sin llegar al orgasmo.

Hablamos de deseo sexual hipoactivo (DSH) cuando existe algún problema de tipo fisiológico (desnutrición, enfermedades) que causa carencia de energía para que el deseo se exprese.

Pero lo más habitual es que se trate de causas de origen psicológico o social, en cuyo caso hablaríamos de deseo sexual inhibido (DSI).

En estos casos lo primero que cabe preguntarse es si la falta de deseo es real o simplemente se trata de un ritmo sexual diferente al de nuestra pareja. No todas las personas desean tener relaciones sexuales el mismo número de veces. La falta de deseo o el bajo deseo se convierte en trastorno cuando la persona lo vive de forma angustiante. Si no le genera conflictos no hay que problematizarlo.

Existen varios tipos de deseo sexual inhibido o falta de deseo sexual:

-    Primario. Cuando ha ocurrido durante toda la vida. Es poco habitual. Se asocia con la asexualidad. La mujer no ha tenido ninguna práctica sexual, ni siquiera de masturbación.
 
-    Secundario.  El deseo se pierde en un momento dado de la historia sexual.

-    Global. La mujer pierde el deseo por completo, tanto las fantasías como las prácticas, independientemente de las circunstancias y las parejas sexuales.

-    Selectivo. El deseo se pierde sólo en un determinado contexto, con determinadas prácticas o parejas.

Así pues, también es importante preguntarse si es la falta de deseo ha existido siempre, desde cuándo existe, si es con una pareja o en unas circunstancias determinadas para poder poner una solución.

Las causas también pueden ser de diferentes tipos:

-    Causas físicas: Debido a factores biológicos y fisiológicos. Las más frecuentes son las depresiones, el estrés y el consumo de ciertos fármacos. Algunos ansiolíticos en dosis elevadas pueden producir este efecto. También influyen el tabaquismo, el alcoholismo, la diabetes y la obesidad.  El nivel de andrógenos y la testosterona pueden aumentar el apetito sexual. Para descartar que se traten de problemas hormonales, físicos y biológicos (menos habituales), siempre conviene realizar una visita a la consulta médica.

-    Causas psico-sociales. En el caso de las mujeres, es el factor más frecuente, si bien no se manifiesta conscientemente.  El rol de género suele provocar estrés por la sobrecarga de tareas y un mayor miedo a liberarse en el terreno sexual, a perder el control.  Se trata de un mecanismo de defensa. A menudo existe una preocupación excesiva por complacer. En otras ocasiones se reviven experiencias sexuales ingratas del pasado, o una educación sexual con normas morales prohibitivas. Todo ello provoca miedo a la intimidad y a la entrega. La sensación de perder el control produce angustia.  La comunicación, el egoísmo sano y pedir lo que nos gusta ayudarán a solucionarlo. Tal vez no estemos teniendo las prácticas que deseamos. Las fantasías, romper la rutina en caso de parejas de larga duración y acudir a profesionales de la sexología pueden ser grandes aliados.


Enviar contenido:






   

Normas de uso:

El contenido es propiedad de © clinicasabortos.com, su publicación en otras web sin la autorización previa queda totalmente prohibida.