El punto de encuentro de todas las clínicas que practican aborto legal en España.
Inicio / Educación sexual / Orgasmo / Orgasmo femenino

Orgasmo femenino

Información sobre el Orgasmo femenino

Te ofrecemos información sobre el Orgasmo femenino. Conoce qué es, en que consiste y la importancia de tener un Orgasmo femenino para tener una buena sexualidad libre y sana.

El orgasmo femenino es la fase del ciclo de la respuesta sexual tras la excitación en la que se produce un placer intenso acompañado de un reflejo muscular con varias contracciones, una sensación de abandono y descontrol y, en consecuencia, una liberación de tensión.

Podemos hablar de dos fases en el orgasmo femenino:

- 1ª fase de congestión y lubricación vaginal: esta fase viene determinada por estímulos psíquicos sensoriales y genitales. Es parcialmente visible por la lubricación. La mujer no percibe las modificaciones del movimiento útero-vaginal que se producen, mientras que el hombre sí ve directamente la erección. Esta fase se compone de tres fenómenos más o menos simultáneos: 

      

La excitación erótica conlleva una expansión vaginal que provoca la hinchazón de este canal. La cavidad vaginal resultante es mucho más espaciosa, sobre todo en la zona más profunda. Se produce, además, un mayor flujo de sangre al útero.

Hay una lubricación de las paredes.

 

Se da una vasodilatación que se extiende por la vagina. La lubricación alcanza la entrada de la vagina y llega a los labios.

 Al igual que ocurre con la erección masculina, esta fase de lubricación-congestión depende del sistema parasimpático (una rama del sistema nervioso central). Este proceso es susceptible de inhibirse si se produce una activación de la rama del sistema nervioso central simpática. Es decir, ante una situación de ansiedad de la mujer, de inseguridad, pensamientos distractores, etc., este proceso de lubricación por excitación se detendrá, si bien la rama simpática (responsable del estrés) sí interviene en el orgasmo.

- 2ª fase el  orgasmo. Es el punto culminante de la excitación, los músculos se contraen rítmicamente e involuntariamente. Simultáneamente a estas contracciones espasmódicas, la mujer experimenta sensaciones de placer intenso en la vagina que se extienden a toda la pelvis. El útero también muestra contracciones, pero la mujer es menos consciente de ellas.

¿Cómo se produce el orgasmo femenino?

La cuestión sobre si existían dos tipos de orgasmo (vaginal y clitoriano) ha dado lugar a muchos estudios, a malas interpretaciones y a muchas frustraciones por parte de las mujeres, aún hoy en día.



Hoy sabemos que no hay dos tipos de orgasmos, sino que incluso si el orgasmo se produce durante el coito, es por la estimulación del clítoris, ya sea internamente (punto G) o externamente (glande del clítoris). Varían los nervios estimulados y el impulso que llega al cerebro. El glande del clítoris está situado donde se unen los labios menores por su parte superior y se esconde bajo un capuchón. Esta parte del clítoris es del tamaño de un guisante, de tejido eréctil semejante al de una esponja y se llena de sangre cuando la mujer se excita, lo que hace que se vuelva más grande y se tense. A medida que se excita y el orgasmo se acerca, el glande se retrae. Los labios mayores y menores que lo rodean aumentan de tamaño y lo envuelven. Esto sucede para protegerlo de un contacto directo, puesto que se vuelve extremadamente sensible y puede ser molesto si se toca directamente.



Pero lo que normalmente llamamos clítoris es sólo la parte visible, porque además está formado internamente por dos extremidades o raíces de unos 7 cm cada una, que se extienden por la parte frontal de la uretra y a ambos lados de esta y la entrada vaginal. También se compone de dos bulbos de tejido eréctil que, siguiendo el mismo recorrido, se expanden a cada lado de la uretra y la vagina.



Cuando la mujer se excita, no sólo entra en erección el glande del clítoris, también lo hacen sus raíces y bulbos. Cuanto mayor sea la excitación, más aumentan de tamaño y más posible es que el pene al entrar en la vagina los estimule. Así,  el eje del punto G sería una zona interna del clítoris accesible a través de la penetración por cualquier medio.

Claves para potenciar el orgasmo femenino

Algunas de las claves que pueden aumentar la intensidad de nuestro placer y de nuestros orgasmos pueden ser:

- Ante todo, valorar nuestro placer y fomentar nuestro sano egoísmo. No centrar la mente en lo que le gustará a la otra persona, sino en lo que a mí me gusta hacer.
- Disfrutar del camino. Que cada cosa que hagas sea un fin en sí mismo. Si ponemos la mente en el orgasmo que vendrá, nos perdemos el placer que hay en el aquí y el ahora.
- Jugar con la respiración. Y esto no incluye dejar de respirar, porque cuando se hace, disminuyen las sensaciones. Conoce cuándo aumentas la frecuencia respiratoria, cuándo la disminuyes y cuando lo tengas claro, juega a cambiar el orden. ¡Te sorprenderá!
- Abandónate. Apaga las alarmas, porque ese momento es tuyo y sólo para ti. Olvida los condicionantes sociales. Juega con tus sonidos, con tu voz y deja que tu cuerpo te guíe.

- Conoce tu suelo pélvico. En él se producen las contracciones del orgasmo y juega un papel primordial en la contribución del placer genital. Si lo mantienes con buen tono, verás cómo podrás tener más posibilidades con tu cuerpo.
- Pon tu mente en modo juego, en clima erótico, porque en ella se vive todo desde la alegría y el placer del descubrimiento.
- Y, sobre todo y ante todo, nunca vayas en busca del orgasmo. El orgasmo nunca acude cuando se le llama, sino donde escucha la fiesta.


Enviar contenido:






   

Normas de uso:

El contenido es propiedad de © clinicasabortos.com, su publicación en otras web sin la autorización previa queda totalmente prohibida.