El punto de encuentro de todas las clínicas que practican aborto legal en España.

Anatomía sexual femenina externa

Información sobre la Anatomía sexual femenina externa

Te ofrecemos información sobre la anatomía sexual femenina externa. Descubre qué es y qué consiste la anatomía sexual femenina externa.Toda esta información y más, la puedes encontrar aquí.

La anatomía sexual puede referirse a órganos que nos diferencian sexualmente como hombres, mujeres u otras categorías (caracteres sexuales primarios o secundarios) o a partes del cuerpo que nos proporcionan placer sexual. En ambos casos, debemos diferenciarlos de los órganos genitales. El ser humano posee terminaciones nerviosas distribuidas por todo su cuerpo y muchas zonas erógenas.

En el caso de las mujeres, la anatomía sexual femenina no se reduce sólo a la vagina. Sin embargo, por lo extenso de explicar todos los órganos sexuales externos nombraremos los pechos y luego nos centraremos la vulva y sus diferentes partes (labios, clítoris, etc.)

- Pechos:

Otra de las zonas erógenas más comunes de la anatomía sexual femenina externa son los pechos. Su tamaño no guarda ninguna relación con la potencia sexual. El placer que puede sentirse por la caricia de los pechos depende de cada mujer. Estas diferencias se dan porque nuestras zonas erógenas se hallan repartidas por todo el cuerpo y su localización es particular en cada persona.


Existen  muchas zonas del cuerpo que son propicias para darnos placer y erotismo, acariciar y besar zonas como el interior de los muslos, el cuello, la parte más estrecha de la espalda, las nalgas, los labios y la lengua, el lóbulo de la oreja, el rostro … son fuentes de gran placer.

- Monte de Venus:

Se trata de la almohadilla de tejido adiposo con forma de triángulo que está ubicada en la cara anterior del pubis, encima de la vulva. Se empieza a cubrir de vello a partir de la adolescencia, para proteger de infecciones. Su tamaño varía de unas mujeres a otras. Debe su nombre en honor a la Diosa romana del amor, la belleza y la fertilidad.

- Vulva:

Órganos genitales externos femeninos que incluyen la abertura de la vagina. Parte externa de los caracteres sexuales primarios propios de las mamíferas hembras.

- Labios externos:


También denominados labios mayores, porque generalmente poseen mayor tamaño que los labios internos, si bien el tamaño varía de una mujer a otra.  De aspecto carnoso, están situados en la parte más externa de la vulva (junto a los muslos) y cubiertos por vello púbico.

- Labios internos:


Tejido que cubre la abertura vaginal y la uretra, también denominados labios menores por su tamaño normalmente inferior a los labios externos. Si bien habitualmente están cubiertos por los labios mayores, en muchos casos pueden sobresalir a éstos. Cada mujer posee una morfología labial diferente (arrugados, cortos, largos, lisos, más rosáceos, oscuros, incluso marrones-negros). En su parte anterior-superior se halla el clítoris. Al tener tantas terminaciones nerviosas, se pueden hinchar con la excitación.

- Clítoris:

Tejido eréctil cuya punta externa está situada en la parte superior de los labios internos de la vulva. Es el único órgano humano con la singularidad anatómica de tener la única función de acumular sensaciones sexuales y transmitir placer.
En su anatomía, el clítoris es una especie de "Y" invertida. Su tamaño varía, pero no está formado únicamente por la parte que vemos externamente (que es sólo la copa del árbol). Este “botón para el placer” mide, en reposo, medio centímetro más o menos y en estado de erección puede triplicar su tamaño. El punto visible se corresponde con el capuchón y glande del clítoris, la piel que protege su parte superior; pero sus miles de terminaciones nerviosas continúan ramificándose a lo largo de la vulva hasta llegar al perineo. Posee un tronco y dos raíces o piernas ya que internamente el clítoris se bifurca y recorre a ambos lados la vulva y la vagina. La realidad es que la mayor parte del clítoris se encuentra dentro de la pelvis. Es decir, es mucho más interno que externo. La pequeña estructura contiene aproximadamente 8.000 fibras de tejido nervioso y contiene dos cuerpos cavernosos que cuando están erectos envuelven la vagina por los dos lados como si le estuvieran dando un gran abrazo.

Gracias a esas miles de terminaciones nerviosas el clítoris es extremadamente sensible y su estímulo desencadena una serie de reacciones que hacen que estos cuerpos cavernosos se llenen de sangre, aumenten el tamaño, multiplicando su sensibilidad.

Diversos estudios apuntan a que las mujeres prefieren la estimulación del clítoris (que por su extensión se puede realizar por diferentes vías) a otras formas de relaciones sexuales. Sin embargo, durante muchos siglos esta zona de la anatomía femenina ha sido negada, ignorada e incluso extirpada.

A pesar de su importancia como fuente de placer para la mujer, la existencia del clítoris y la masturbación femenina han estado mal vistas. Aún hoy en día, es algo de lo que no se habla ni se expresa abiertamente como una práctica natural que forma parte de la salud sexual de la mujer. Esto se relaciona con que la  anatomía sexual femenina ha estado durante siglos estrechamente vinculada a la reproducción o como objeto de deseo del hombre pero no se contemplaba como una opción individual. 


Enviar contenido:






   

Normas de uso:

El contenido es propiedad de © clinicasabortos.com, su publicación en otras web sin la autorización previa queda totalmente prohibida.